Recomendaciones en comprar electrodomésticos online

lunes, 28 de agosto de 2017

Secadoras: consejos de mantenimiento y recomendaciones de uso

Secadora (gran electrodoméstico de línea blanca)
La secadora se trata de un electrodoméstico que no es muy ampliamente utilizado en España al no tratarse de un país lluvioso, pero que puede ahorrarnos mucho trabajo y problemas de espacio al evitar tener que disponer de un tendedero para secar la ropa. Este electrodoméstico se encarga de dejar la ropa seca y lista para el planchar después de que ésta haya pasado por la lavadora.

El funcionamiento de una secadora se basa en la aspiración de aire frío por medio de una turbina o ventilador. Posteriormente dicho aire, procedente del exterior, se calienta mediante el uso de resistencias eléctricas y es dirigido hacia el tambor de la secadora donde se encuentra la ropa girando en su interior, de manera que la ropa se seca de una manera rápida, eficiente e higiénica.

Pero en este artículo no pretendemos aburriros con una larga descripción del funcionamiento de una secadora, sino en daros una serie de consejos de mantenimiento y recomendaciones de uso para conseguir alargar la vida de este electrodoméstico.

Si hemos decidido comprar una secadora, deberemos mirar no sólo el precio, sino también el consumo eléctrico y el uso que se le va a dar, de esta forma evitaremos derrochar energía y estaremos ahorrando dinero. También deberemos decidir si comprar una secadora de condensación, que puede recoger el agua procedente de la condensación del vapor en un depósito interno, o una secadora de evacuación, que requiere disponer de una salida al exterior para evacuar el agua a través de un tubo.

Algunas tiendas online donde podréis adquirir secadoras son:
  • Carrefour online (Electrodomésticos > Lavado > Secadoras).
  • Pixmania (Electrodomésticos > Grandes electrodomésticos > Lavadoras y secadoras > Secadoras).
  • Mundoelectro (Productos > Hogar / Electrodomésticos > Secadoras).

Recomendaciones de uso de las secadoras

A la hora de utilizar una secadora deberemos seguir las siguiente recomendaciones para que la ropa no se deteriore:
  • No secar paños o prendas que estén impregnadas con materiales combustibles como disolventes, ceras, gasolina o pinturas).
  • Verificar el etiquetado de las prendas a secar asegurándonos de que se pueden secar en secadora. Hay tejidos que no admiten secadora porque encogen, como la lana, el lino y algunas prendas de algodón puro.
  • Evitar secar prendas que incorporen accesorios plásticos, de goma o con rellenos de espuma(deportivas, sujetadores, baberos, etcétera) ya que al calentarse pueden deformarse o incluso derretirse.
  • Introducir la ropa lo más seca posible para lo que la habremos centrifugado en la lavadora a velocidad máxima.
  • La secadoras actuales disponen de control electrónico que permite detectar cuando la ropa está seca, pero de no disponer del mismo deberemos estar pendientes para sacar la ropa en el momento justo, evitando que ésta se sobrecaliente y que se malgaste energía. Si la ropa se reseca, ésta se estropea y se arruga quedando marcas muy complicadas de planchar.
  • No cargar el tambor en exceso (no más allá de la mitad) y mezclar ropa de diferentes tamaños. Si sobrecargamos la secadora gastaremos más energía, la ropa se arrugará más y produciremos un mayor desgaste en la ropa.
  • También es recomendable secar las prendas por tipos de tejido. Las prendas más livianas se secan más rápido. Si separamos las prendas por su peso aprovecharemos mejor el rendimiento de la secadora sin deteriorar las prendas más delicadas por un exceso de secado.
  • Introducir la ropa del revés, especialmente la ropa estampada y los suéteres.
  • Sujetar o atar cordones, cremalleras, y todo aquello que pueda desprenderse.
  • Debemos sacar la ropa inmediatamente después de finalizado el secado, de esta manera evitaremos que se arrugue y, en algunos casos, sólo tendremos que doblarla y guardarla en nuestros armarios.
  • Las prendas que vayan a ser planchadas inmediatamente después de pasar por la secadora, deben sacarse cuando todavía estén algo húmedas para facilitar su planchado. La secadoras modernas suelen disponer de un programa de secado para plancha.
  • Si hemos acumulado mucha ropa para lavar, resulta conveniente encadenar los secados sin dejar que se enfríe la secadora, de esta manera ahorraremos energía haciendo secados sucesivos al aprovechar el calor de los usos anteriores.

Consejos de mantenimiento de las secadoras

Está claro que todo el mundo desea alargar el tiempo de vida de sus electrodomésticos. Para sacar el máximo partido a nuestra secadora y asegurar que funcione de forma eficaz consiguiendo alargar su vida útil, deberemos seguir los siguientes principios básicos de mantenimiento:
  • Limpiar el filtro de pelusas. Este filtro se encuentra normalmente localizado en la puerta de la secadora o en la zona inferior de la misma. Debemos retirar estos restos de ropa, evitando que lleguen al condensador haciendo perder eficiencia al electrodoméstico e implicando un mayor consumo eléctrico. Nuestro consejo es realizar la limpieza del filtro después de cada secado, en cualquier caso nunca debe alargarse más de cinco o seis secados.
  • No utilizar la secadora sin filtro. No debemos olvidar colocar el filtro en su posición después de limpio. Tampoco debemos utilizar la secadora si el filtro está dañado.
  • Vaciar el depósito de agua condensada. Si no disponemos de desagüe para nuestro electrodoméstico, las secadoras de condensación incorporan un tanque de agua condensada que normalmente está situado en la zona superior de la misma, aunque algunos modelo lo tienen acoplado en la puerta. Dicho depósito hay que vaciarlo cuando se llena, siendo lo normal que exista un testigo luminoso que nos avise cuando esto ocurre.
  • Limpiar el condensador. Por lo general está situado en la parte inferior izquierda de las secadoras de condensación. Se trata de abrir la puertecilla y liberarlo soltando las pestañas de fijación, sacarlo (apareciendo unos tubos) y lavarlo con agua fría desde la zona trasera a la delantera. Este proceso debe seguirse cada diez o doce secados. Nunca debemos utilizar la secadora de condensación sin el condensador.
  • Comprobar el circuito de evacuación. Las secadoras de evacuación no disponen de depósito para el agua de condensación, ni de condensadores, pero deberemos verificar que el circuito de evacuación no está obstruido.
  • Si tenemos que mover la secadora, deberemos asegurarnos de que, al devolverla a su sitio, el cable eléctrico no haya quedado pillado bajo el aparato electrodoméstico. Si la secadora dispone de salida al exterior para el agua, deberemos asegurarnos de que el tubo queda perfectamente conectado y sin dobleces.
  • Circulación del aire. Deberemos asegurarnos de que el aire puede circular libremente alrededor de la secadora.
  • Leer el manual de instrucciones. El manual de instrucciones que acompañará a nuestro electrodoméstico, contendrá información de mantenimiento útil que deberemos conocer. Es recomendable guardarlo en un lugar donde sea posible encontrarlo fácilmente en caso de necesidad.

0 comentarios:

Más opciones para comprar electrodomésticos y electrónica